Casa JP2

Precio de los boletos Reserva de entradas Reserva de telefono

Reserva de entradas

 

Horario de reserva:
9.00am-13.00pm
Lunes - Viernes
Se aceptan reservas hasta 3 meses antes de la fecha de llegada.

+48 33 823 35 65

 

+48 33 823 26 62

 

 

Nuestro museo

La nueva exposición en la reedificada Casa Natal de Juan Pablo II es una moderna exposición narrativa multimedial que no tan solo permite conocer o descubir de nuevo la vida, la obra y la enseñanza del Hombre que cambió el mundo contemporáneo, pero además los lleva a los visitantes a un viaje en tiempo tocando la historia más reciente de Polonia. Sus autores son Barbara y Jarosław Kłaputowie del taller Kłaput Project. La exposicón invita a un singular encuentro con nuestro querido Santo Padre. No se trata de un otro monumento de la persona de Juan Pablo II, más bien se presenta a Él como un hombre de sangre y hueso.

 

Aproximadamente 1200 metros quadrados de superficie de exposición en 4 plantas del edificio han sigo divididos en 16 zonas que llevan por las huellas de la vida de Karol Wojtyła – Juan Pablo II. La parte más importante – el corazón del museo – es el apartamento de los Wojtyła, donde Karol nació y vivió 18 años.

Museo está dividio en zonas:

  • La Pequeña Patria
  • La vivienda de los Wojtyła
  • Cracovia, te doy las gracias
  • ¡Mar adentro!
  • Perdono al autor del atentado
  • Todo Tuyo
  • Paz a ti Polonia
  • La Iglesia edificada sobre la roca del amor
  • El mundo – una nueva casa
  • En búsqueda de la unidad, el diálogo y la paz
  • El Papa de la Familia
  • Tríptico Romano
  • ¡Vosotros sois mi esperanza!
  • Esta fugacidad tiene sentido
  • En el Espíritu Santo
  • El testamento
  • Final

 

La Patria Pequeña


Wadowice

Esta parte está dedicada a los años de la juventud de Karol Wojtyła – las  raíces de su personalidad y espiritualidad. Se muestra la ciudad de Wadowice de los años 20. i 30. del siglo XX – así como la recordó el futuro papa – llena de la riqueza cultural y espiritual. En tres pantallas iluminadas de gran tamaño se muestran los momentos más importantes de la vida de Karol Wojtyła de la etapa de Wadowice. Se encuentran allí las fotografías de su familia, amigos y conocidos, también de las personas destacadas de Wadowice. En los escaparates separados se pueden ver recuerdos extraordinarios por ejemplo   el título de bachiller de Karol Wojtyła, el manuscrito de su curriculum vitae y el libro de dedicatorias de Danuta Pukłówna con la inscripción de Karol Wojtyła del 25 de mayo de 1938. La gran mesa – pantalla multimedia contiene el plano de la ciudad donde fueron marcados los lugares (descripciones con fotos) que el Santo Padre mencionó en su famoso discurso en junio de 1999. Una de las paredes está dedicada a la historia de Wadowice de la época de entreguerras.

 

 

La Tienda de Bałamuth

Wadowice de Karol Wojtyła fue un mundo donde se cruzaron culturas y religiones, de allí en la parte La Pequeña Patria fue colocada la exposición dedicada a los judíos de Wadowice, los cuales constituían aprox. 20 por ciento de los habitantes de la ciudad. En la sala diseñada como la tienda de Chiel Bałamuth de antes de la guerra, quien fue el propietario del edificio y quien alquiló el apartamento a los Wojtyła, se recogen numerosas fotografías, entre ellas la de Jerzy Kluger, de quién Karol Wojtyła fue amigo desde los tiempos de la escuela primaria hasta el final de su vida, además de los recuerdos dejados por los judíos de Wadowice. En este lugar se encuentra también el muro que simboliza el Muro de Lamentación donde en el año 2000 rezó Juan Pablo II, también se puede ver la presentación multimedia de la visita del Papa en la sinagoga de Roma (1984).

 

 

El Carmelo y Kalwaria Zebrzydowska

En esta parte de la exposición de pueden ver objetos y fotografías relacionadas con dos lugares importantes para la espiritualidad del futuro Papa. El primero de ellos es el Carmelo de Wadowice, o sea el convento de los carmelitas “na Górce” (sobre el Monte). Era donde Karol recibió su primer escapulario y hoy es uno de los objetos más valiosos del Museo. Era también allí donde se inició la fascinación por la espiritualidad carmelitana, la cuál se expresó en el trabajo de licenciatura y del doctorado de  Karol Wojtyła. El segundo lugar que no podía faltar es el santuario de la Virgen María en Kalwaría Zebrzydowska. Por primera vez fue allá supuestamente en el año 1930, más tarde volvía a este lugar como sacerdote, obispo y papa.

 

El pastor montañés

Karol Wojtyła creció a la sombra de Beskid Mały, y desde pequeño subía a las cercanas montañas. Toda su vida estaba unida a las montañas. No sorprende pues que se llamo a si mismo el hombre de los montes. Siempre vivió cerca de la naturaleza que le encantó con su belleza y grandeza, y lo cual tantas veces expresó en su poesía. En esta parte de la exposición se encuentra el equipamiento de esquí de Karol Wojtyła, también aquel que utilizó durante su pontificado. Aquí se pueden ver las excepcionales cintas de grabaciones tomadas durante las excursiones del Papa a escondidas. Desde este lugar, subiendo las escaleras, se pueden observar fotografías y objetos relacionados con la excursiones a las montañas de Karol Wojtyła por ejemplo las polainas de lana, los zapatos o la cantimplora.

 

 

La vivienda de los Wojtyła


 

Desde el 1919 hasta el 1938 los Wojtyła viveron en la primera planta de la casa ubicada en calle Kościelna 9 – calle de la Iglesia (anteriormente Rynek 2 – la Plaza Mayor, puerta 4). En la casa se ubicaba entonces la tienda de Chiel Bałamuth además de otras tiendas y talleres de artesanía, que constituían un cierto tipo de centro comercial. La vivienda de los Wojtyła se componía de tres cuartos transitorios: la cocina, el dormitorio y el salón. Desde el patio por la escalera en forma de caracól se subía al rellano, de donde la puerta daba directamente a la cocina – hoy esta entrada está tapada con una cristal y debido a la organización de la visita se entra por el salón.

El interior de la vivienda de los Wojtyła recordaba casas de las familias de clase intelectual. Hoy puede verse su reconstrucción basada en las memorias de los vecinos y amigos de Karol Wojtyła. La vivienda fue guarnecida con los muebles de la época y objetos originales pertenecientes a los Wojtyła, entre otros las servilletas bordadas por Emilia Wojtyłowa, su bolso, el colgante de oro, además de la vajilla familiar y las fotografías del album de familia.

 

 

En el dormitorio el 18 de mayo de 1920 sobre las 17:00 horas nació al mundo el futuro Papa. Este lugar se hizo el cuarto principal en casa después de la muerte de Emilia cuando el pequeño Karol se quedó en el piso solo con el padre. A parte de las dos camas donde dormían el padre con el hijo se encontraba también el reclinatorio dónde – como recordaba Juan Pablo II – su padre rezaba durante la noche.

A través de la ventana de la cocina Karol podía ver en la pared de la iglesia parroquial el reloj de sol con la inscripción “El tiempo corre, la eternidad espera”. En la cocina se pueden ver los auténticos recipientes para guardar aceite de oliva, azúcar y vinagre, el horno con elementos de hierro, el grifo (de inicios de los años 30., cuando se instaló el sistema de agua corriente) además del molde de metal de pastelería para un cordero pascual que Emilia tomaba en préstamo de una vecina. La vivienda de los Wojtyła es el corazón del Museo, sin embargo hay que dejarlo – igual que lo hicieron Karol con su padre en verano del año 1938 – para seguir los pasos de nuestro Santo Padre.

 

 

Cracovia, te doy las gracias


La etapa de Cracovia consiste en cuarenta años de vida de Karol Wojtyła, desde su salida de Wadowice en 1938 hasta la elección a la Sede Petrina en 1978. En esta parte de la exposición se pueden ver los objetos que hacen referencia a la vida del futuro Papa procedentes del tiempo de la II guerra mundial, por ejemplo estos relacionados con sus estudios universitarios, el trabajo en la cantera de Zakrzówek o la formación al sacerdocio.

La siguiente parte de la exposición está dedicada a los años de postguerra, incluidas las sucesivas nominaciones de Karol Wojtyła: la episcopal, para ser arzobispo y la cardenalicia. Tenemos aquí los auténticos documentos y las sotanas depositadas en los escaparates colocados a lo largo de una espaciosa sala. En las paredes de las vitrinas con las sotanas de diferentes etapas de la vida de Karol Wojtyła aparecen sus retratos.

La exposición complementan las informaciones incluidas en los tablet colocados a lo largo de la sala que incluyen datos relacionados con diferentes aspectos de vida y actividad de Karol Wojtyła en la etapa de Cracovia.

Estudiante universitario

Después de llegar a Cracovia Karol Wojtyła junto con su padre vivió en la calle Tyniecka 10 en la casa que pertenecía a Robert Kaczorowski, el hermano menor de la madre. En octubre del año 1938 el futuro papa comenzó los estudios de la filología polaca en la Universidad Jaguelónica, desarrollando además su pasión por el teatro y la poesía.

En este lugar se pueden ver entre otros las fotografías archivadas y los documentos universitarios, por ejemplo el protocolo del examen de sintaxis del polaco moderno en el cual Karol consiguió la nota de Aprobado. Los estudios filológicos fueron interrumpidos por el estallo de la II guerra mundial.

 

El trabajador

Esta parte de la exposición presenta a Karol Wojtyła como trabajador de la fábrica de industria química Solvay donde durante la guerra empezó a trabajar con objetivo de evitar ser deportado a Alemania para hacer trabajos forzados. Desde octubre del año 1941 trabajó en la cantera de Zakrzówek, y los tres años posteriores – en la depuradora de agua en Borek Fałęcki.

Uno de los objetos más intersantes de esta parte es una nota escrita a mano por Karol Wojtyła sobre el papel de filtro, perfectamente conservada, en la que pediá a su compañero a que recojiera su salario. Se pueden ver además la Tarjeta de trabajo (Arbetiskarte) y el mono de trabajo con los zuecos los cuales Karol Wojtyła utilizó durante el trabajo en la cantera.

 

Actor y Poeta

La poesía y el teatro fueron las dos grandes pasiones de Karol Wojtyła desde los tiempos escolares. Entre los objetos que se refieren a sus pasiones se encuentran los manuscritos de sus obras (el poema Madre, el texto Esquema de una obra teatral), las fotografías de los espectáculos en los que participó además de las fotografías de las personas que durante la etapa de Cracovia tuvieron un papel importante en su vida: Jan Tyranowski y Mieczysław Kotlarczyk. En este lugar se colgó además el retrato de san Hermano Albert quién fue para Karol Wojtyła una inspiración no tan solo espiritual, sino también artística.

 

El Sacerdote

El otoño de 1942 Karol Wojtyła decidió entrar al Seminario Diocesano de Cracovia que entonces funcionaba de forma clandestina. El 1 de noviembre de 1946 fue ordenado sacerdote de las manos del arzobispo Adam Sapieha y el día siguiente celebró sus primeras misas en la cripta de s. Leonardo en la Catedral de Cracovia. La parte de la exposición es una replica de aquella cripta. Sobre el altar se depositaron la cruz y los candelabros originales del Tesoro de la Catedral de Cracovia. En las vidrieras laterales se pueden ver las estampas recordatorias de la primera misa del padre Karol Wojtyła – una con la inscripción a mano y otra estampa con la ocasión del 25 aniversario de la ordenación sacerdotal.

En las vitrinas del lado opuesto se pueden ver los objetos relacionados con los primeros años del servicio sacerdotal del padre Karol, por ejemplo su pasaporte, el misal, el diploma de licenciado en teología y la asignación de la parroquia – la llamada “aplikata” de delegación a la parroquia de Niegowić – donde su apellido fue escrito de forma erronea (Wojdyła en lugar de Wojtyła). Se puede leer además un precioso certificado de la buena conducta expedido al joven sacerdote por el párroco de la iglesia de Niegowić.

 

El Obispo y el Cardenal

En esta parte de la exposición se presentan objetos relacionados con la actividad del padre Karol Wojtyła como obispo, y posteriormente arzobispo de Cracovia y cardenal. Se agruparon aquí objetos personales de aquella época, por ejemplo las herramientas de escritorio, la pluma de escribir, el cuchillo de papel, el sombrero o la carpeta de piel del obispo Wojtyła. Se pueden ver también las fotografías de época. Parte de ellas ilustran la participación del futuro Papa en los coloquios del Concilio Vaticano II y los sínodos de los obispos.

El objeto culminante de esta parte – que anuncia la siguiente – es la última de varias sotanas y la primera papal de Juan Pablo II en la que saludó a los reunidos en la Plaza de san Pedro el 16 de octubre de 1978.

 

 

¡Mar adentro!


En esta parte de manera especial resuenan las palabras del cardenal Pericle Felici, quién en latín anuncia a la multitud reunida: Hebemus papam… El discurso está ilustrado con una película que documenta el momento de la elección de Karol Wojtyła a la Sede Petrina.

En esta sala atrae la vista una réplica de gran tamaño de una barca (de los tiempos de Cristo) encontrada a la orilla del mar de Galilea en las cercanías de Cafárnaum. La barca es el símbolo de la Iglesia – el 16 de octubre de 1979 el Cardenal de Cracovia llegó a ser su timonel.

Entre los objetos presentados en este lugar merce la pena prestar atención a las portadas de las revistas extranjeras que informaban del sorprendente resultado del cónclave, una carta del recién elegido Papa a su prima Lusia – Felicja Wiadrowska, y también el regalo con el que le obsequió a Juan Pablo II la himalaista polaca Wanda Rutkiewicz – una piedra del Collado Sur que lleva a la cima de la Montaña Everest – a la que llegó el… 16 de octubre de 1978

 

 

Le perdono al autor del atentado


Esta parte con su interior sobrio y colores oscuros los introduce a los visitantes en el ambiente de los acontecimientos del 13 de mayo de 1981 cuando en la Plaza de San Pedro Juan Pablo II iba a ser la víctima del atentado. La pistola de la cual disparó Ali Agca se puede ver detrás del vidrio colocada en el suelo. El terror de lo ocurrido lo expresa la pantalla multimedia que aprovecha las fotografías y películas documentales además de las grabaciones de la radio. Los mudos testigos son otros objetos – el traje de Francesco Pasanisi, uno de los guardaespaldas de Juan Pablo II, con visibles manchas de sangre y también el cuadro de la Virgen de Częstochowa que iba a ser regalado al Papa por uno de los grupos el mismo día y frente del cual – justo después del atentado – rezaron todos en la Plaza.

Hay que mencionar que esta parte de la exposición está dedicada sobre todo al mensaje del perdón y la fuerza de la oración. De allí las grandes fotografías del encuentro de Juan Pablo II con Ali Agca (27 de diciembre de 1983) a quién el Papa perdonó justo después del atentado. La presencia de la preciosa estatua de la Virgen de Fátima recuerda la creencia de Juan Pablo II que fue la Virgen la que lo salvó y lo cual expresó diciendo: Una mano disparó, Otra Mano desvió la bala. En la corona de la estatua de la Virgen en Fátima se colocó la bala que hirió al Papa – una bala como aquella se puede ver el el museo. En esta parte de la exposición se encuentra además el rosario ofrecido al Santo Padre por Sor Lucía.

 

 

Todo Tuyo


La devoción a la Virgen tuvo un significado especial para Juan Pablo II desde su infancia. Dirigiéndose a María le decía “Totus Tuus” – Todo Tuyo. Estas palabras proceden de san Luís María Grignion de Montfort, el autor del Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen María.

Podemos pues en este lugar ver la instalación compuesta de imágenes de la Virgen María de los santuarios que Juan Pablo II visitó durante sus peregrinaciones. Se encuentra aquí también un hermoso mosaico de la pared del Palacio Apostólico que representa la Madre de la Iglesia. Hay aquí también un rosario de significante tamaño que el jóven obispo Karol Wojtyła recibió de Juan XXIII. Vale la pena recordar que ambos fueron canonizados el mismo día.

 

La Paz a tí, Polonia


Siguiendo las huellas de vida de Juan Pablo II pasamos a la parte dedicada a sus viajes apostólicos a su Patria. En las paredes se encuentran tablones con fotografías y las palabras de más relevancia de sus visitas. En los tablet se encuentran los programas y las crónicas de los ocho viajes. En las vitrinas se agruparon los recuerdos en forma de impresos conmemorativos, libros de oración preparados para la misa con el Papa, las tarjetas de entrada para los encuentros, emblemas, medallas conmemorativas y los regalos ofrecidos al Papa además de las estampas con la bendición del Santo Padre. Por encima de las cabezas de los visitantes se colgaron réplicas de aproximadamente 70 pancartas y banderas preparadas para las peregrinaciones papales. Los acontecimientos mencionados están ilustrados con los graffiti pintados en la pared que se relacionan con los eventos de las visitas de Juan Pablo II en Polonia. El lugar central de esta parte es una gran pantalla donde se proyecta la película documental con el famoso discurso de la entonces Plaza de la Victoria en Varsovia con las palabras: Descienda tu Espíritu! Que descienda tu Espíritu! Qué renueve la faz de la tierra. De esta tierra. Amén.

 

La Iglesia edificada sobre la roca de amor


Entramos a la siguiente sala a través de una puerta cuya forma y color nos hace pensar en las ollas del agua – es la primera de las puertas en esta parte. Simboliza el sacramento del bautizo que introduce a la comunidad de la Iglesia. La sala misma con su forma hace referencia a la cúpula de la Basílica de san Pedro en Roma.

Juan Pablo II, siendo la Cabeza de la Iglesia Universal, ejerció además la autoridad del magisterio por lo cual en las catorce columnas que sostienen la cúpula se colocaron las portadas de sus catorce encíclicas. Tanto los textos como los preciosos ornamentos ilustran el contenido de los documentos y fueron elaborados con la técnica de escribir los íconos. En una vitrina separada se encuentra la copia del manuscrito de la primera encíclica del Santo Padre – Redemptor Hominis (del 4 de marzo de 1979).

En centro de la sala se encuentra la réplica de la Puerta Santa abierta (y cerrada) por Juan Pablo II dos veces – en marzo de 1983 (y en abril de 1984) y en diciembre de 1999 (y en enero de 2001). En la parte delantera de la compuerta hay bajorrelieves de escenas bíblicas y escudos de los 28 papas que abrieron la Puerta Santa. En la parte trasera se colocó la inscripción ¡No tengáis miedo! Abrid de par en par las puertas a Cristo – el lema del pontificado de Juan Pablo II – en diez lenguas. En las vitrinas se pueden ver también los recuerdos relacionados con el Gran Jubileo del Año 2000 por ejemplo la cruz pectoral y la mitra de Juan Pablo II confeccionadas con esta ocasión y el plato con los escudos de todos los papas que inauguraron los Años Santos. Saliendo de la sala el visitante pasa por una otra puerta. Su forma recuerda la rejilla del confesionario – el símbolo del sacramento de la confesión, que libera y fortalece.

 

 

El mundo – una nueva casa


Juan Pablo II durante su pontificado en marco de sus viajes apostólicos recorrió más de 1,5 millón de kilómetros, visitando 129 países, o sea la mitad de todos en el mundo.

En esta parte uno puede viajar a los lugares que vistó el Papa. Lo permite un globo terrestre multimedia – después de seleccionar un lugar concreto se indica la ruta que recorrió el Santo Padre desde Roma para venir allá.

Se pueden ver aquí los recuerdos relacionados con estos viajes, a menudo regalos recibidos por Juan Pablo II por ejemplo un tapiz con la oración Padre Nuestro en la lengua de los inuit, (indígenas de las regiones árticas) y el busto de ébano de Cristo del Congo o los impresos conmemorativos – el tebeo de Marvel con Juan Pablo II en la portada (1982) y el disco con las canciones favoritas del Papa (México, 1979).

Un recuerdo especial relacionado con los viajes apostólicos del Santo Padre es la tierra traída al Museo de los lugares que había visitado Juan Pablo II. Debajo del suelo de cristal se colocaron casi 60 recipientes con tierra – su número está en crecimiento porque constantemente el Museo recibe la tierra de otros paises.
La pared lateral está cubierta de una pantalla multimedia de 15 metros de longitud que permite ver las fotografías y leer fragmentos de los discursos del Santo Padre de sus 104 viajes apostólicos.
El último punto de esta ruta de peregrinación es la pared de vidrio con la imagen de Jesús Misericordioso y la inscripción Sed Apóstoles de la Divina Misericordia con el texto del Acto de la Encomendación del Mundo a la Divina Misericordia del 17 de agosto del año 2002.

En la búsqueda de la unidad, el diálogo y la paz

Esta pequeña parte de la exposición presenta los grandes e importantes actos de Juan Pablo II en favor de la unidad de los cristianos y la paz en el mundo. Recuerda también sus llamadas al diálogo y el ejemplo que el mismo dio en este campo. Hay aquí las fotografías de los encuentros del Santo Padre con los representantes de otras religiones y naciones, del Papa respetuso y abierto a los demás.

 

El Papa de la Familia


La vida familiar, su importancia y la misión fueron de mucha preocupación del Santo Padre y uno de los temas principales de su enseñanza. Por eso en las pantallas de color en esta parte se colocaron los fragmentos de la Carta a los Niños (1994) lo la Carta a las Familias (1994).

El grupo de amigos particularmente importante en la vida del Papa desde los años 50. del siglo XX fue la llama “Pequeña familia” – el grupo de estudiantes universitarios que empezó a formarse cuando el padre Karol Wojtyła, responsable por la pastoral universitaria, por primera vez fue con ellos de excursión a las montañas. Además de los encuentros de oración y los retiros espirituales el padre Karol invitó a los jóvenes a las caminatas por la montaña, descensos en kayak, expediciones de esquí o encuentros personales. Se pueden ver aquí extraordinarios objetos de aquellas escapadas, por ejemplo el kayak que utilizó el futuro Papa, lista de provisiones para una de las excursiones, objetos de uso diario o un decreto especial del Primado Wyszyński donde se le autorizó al padre Wojtyła a celebrar la santa misa en un altar portátil. En esta parte de la exposición se puede leer además memorias de los miembros del grupo, colocadas debajo de las tablas con fotos documentales de los descensos en kayak.

 

Tríptico Romano


Esta sala permite reflexionar lo más importante y ESCUCHAR. En este lugar todo hace fijar la vista hacia arriba. Escuchando las palabras del Tríptico Romano leídas por Krzysztof Globisz y escuchando la música de Michał Lorenc uno no puede permanecer indiferente al mensaje que el Papa nos dejó en el ocaso de su vida. En esta parte no hay ningún objeto nada más la palabra que se eleva hacia Dios.

 

¡Vosotros sois mi esperanza!


Una de las paredes de esta parte se compone de cientos de placas coloridas que juntas forman una gran imagen de Juan Pablo II rodeado por los jóvenes. Uno puede verse a si mismo en el espejo del lado opuesto y simbólicamente sentirse parte de esta foto. En las pequeñas pantallas se pueden ver partes de las películas documentales entro otras de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Era justamente Juan Pablo II su iniciador. Como no sonreír aquí al escuchar el diálogo tan alegre con los jóvenes cuando el Santo Padre bromeaba desde la ventana papal en Cracovia. Las siguiente vitrinas presentan los tablones de madera con los logos de la Jornada Mundial de la Juventus (1986-2000) presentadas con la ocasión del gran Jubileo del Año 2000.

 

 

Esta fugacidad tiene sentido


En este lugar de manera especial resuenan las palabras del Papa “Esta fugacidad tiene sentido…” (Tríptico Romano, Meditaciones…). En los tiempos cuando por cualquier precio la gente intenta mantener la juventud y denegar en la conciencia la vejez y el sufrimiento el Papa recuerda que el paso de tiempo – la fugacidad – tiene un sentido profundo y es un camino hacia la plenitud de la humanidad. El Santo Padre mismo demuestra como seguir este camino. En esta parte de la exposición podemos acompañar a Juan Pablo II en su irse de este mundo que en realidad era un paso a otra realidad. No podría faltar aquí la réplica del reloj de sol, el que Karol Wojtyła veía desde la ventana de la cocina, y el reloj original de los apartamentos papales parado el día de la muerte el Papa a las 21:37 horas. Aquí también se puede ver la Biblia de la que sor Tobiana Sobótka leía para al moribundo Santo Padre – cuando el Papa falleció la hermana marcó en una de las hojas el signo de la cruz y escribió la palabra Amén.

 

 

En el Espíritu Santo


Los rojos tejidos vaporosos y el holograma de una paloma volando recuerdan de la actuación del Espíritu Santo en la Iglesia. Uno de sus símbolos es el viento. Como aquel que movía las hojas del evangeliario depositado encima del ataúd de Juan Pablo II y que lo cerró como si hubiera querido confirmar que la vida de este gran hombre llegó a su plenitud. En este lugar también se pueden ver tres casullas, acomodadas como si fuesen llevadas por el viento, que los cardenales llevaron puestos durante el funeral del Papa y también la copia del evangeliario utilizado entonces, fabricada con el permiso del Vaticano.

 

 

El Testamento


Juan Pablo II rodeado de santos y beatos que había elevado a los altares y a lo que finalmente se unió – este es el graffiti que abre la siguiente parte de la exposición. Es una sala diseñada en tonos de blanco y una luz velada, que los traslada a los visitantes a la dimensión de la comunión de los santos. Las paredes de la sala están todas cubiertas de cientos de hojas con peticiones y agradecimientos por las gracias recibidas por la intercesión de Juan Pablo II. Estas hojas los fieles dejaron en la tumba del Santo Padre en las criptas del Vaticano. Esta sala recuerda que aunque el Papa fisicamente se haya ido, de forma espiritual permanece con nosotros y pide por las gracias que necesitamos.

 

Conclusión


Para acabar merece la pena escuchar la respuesta a la pregunta ¿Por qué Juan Pablo II es santo? En una gran pantalla multimedia se encuentran decenas de fotografías de diferentes personas: conocidas y desconocidas, clérigos y laicos, jóvenes y mayores, los que tuvieron la posibilidad de encontrar al Papa en persona y los que nunca lo experimentaron. Pinchando las fotos uno puede conocer la respuesta que una persona concreta dio a la mencionada pregunta.

Los visitantes disponen además de un vestuario multimedia donde al menos por un momento pueden trasladarse a la década de los años 20. y 30. del siglo XX. Así podrán de manera virtual probar el uniforme del estudiante o el vestido de una alumna, el hábito carmelitano, un vestido femenino, el uniforme del oficial del Ejército Polaco cuyo funcionario era el padre de Karol Wojtyła o el uniforme de gala de la Asociación del Atletismo Sokół.

A los visitantes les espera además un teatrillo de madera mecánico que de una forma breve cuenta la historia de la vida del Papa polaco – desde su nacimiento en Wadowice hasta la gloria del cielo. Los que quieran profundizar el tema de la vida del Santo Padre, su magisterio, memorias sobre él o simplemente conseguir un recuerdo de la visita en el Museo pueden acceder a la librería del museo.