Casa JP2

Precio de los boletos Reserva de entradas Reserva de telefono

Reserva de entradas

 

Horario de reserva:
9.00am-13.00pm
Lunes - Viernes
Se aceptan reservas hasta 3 meses antes de la fecha de llegada.

+48 33 823 35 65

 

+48 33 823 26 62

 

 

Pontificado

Después de la elección del papa por los cardenales, ocurrida el 16 de octubre del año 1978, el día 22 del mismo mes tuvo lugar la solemne inauguración del pontificado. Fue entonces cuando se pronunciaron las recordadas palabras que constituyeron cierto programa de este pontificado: “No tengáis miedo, abrid de par en par las puertas a Cristo”.

motyw_list_1

Tres meses después de la inauguración del pontificado, en enero del año 1979, Juan Pablo II emprendió su primer viaje al extranjero a la República Dominicana, México y Bahamas. Así comenzó su peregrinar que llegó a ser la marca distintiva de su pontificado (puedes leer más sobre las peregrinaciones del Papa, sobre todo las a Polonia, en el apartado Peregrinaciones 

El año 1979 fue también el año de la primera de las ocho peregrinaciones a Polonia, además del año de la publicación de la primera de entre catorce encíclicas, titulada “Redentor del Hombre” (Redemptor hominis). En el marco de las audiencias de los miércoles el papa comenzó a dar una serie de catéquesis de la llamada “teología del cuerpo”. Pronunciadas en los años 1979-1984 (en ciclos) las catequesis sobre el matrimonio y, más aún – la corporalidad humana, crearon base para la enseñanza del papa sobre la familia.

En noviembre de 1980 fue editada la segunda encíclica “Rico en Misericordia” (Dives in Misericordia).

El tiempo del inicio del pontificado muy prometedor, lleno de entusiasmo, fue interrumpido por el intento del atentado del 13 de mayo de 1981. Durante la audiencia en la plaza de san Pedro Juan Pablo II fue herido de forma grave a causa de un balazo recibido de manos del turco Ali Ağca. A pesar de las heridas muy graves se consiguió salvar la vida del papa. Él mismo, un años después, peregrinó a Fátima para agradecer a la Virgen María por haberlo salvado. El atentado ocurrió pues el día del aniversario de las apariciones en Fátima, por lo cual Juan Pablo II reconoció el hecho de haber sobrevivido como una muestra de la singular protección de la Virgen María.

Las complicaciones médicas limitaron, pero no interrumpieron la actividad tan intensa del papa polaco. Todavía en septiembre del año del atentado, Juan Pablo II publica otra encíclica, esta vez sobre el trabajo humano (Laborem exercens), y en noviembre edita una de las exhortaciones apostólicas más importantes: Familiaris consortio, para concluir los trabajos del sínodo de los obispos sobre la familia. El mismo mes nombra al cardenal Joseph Ratzinger el nuevo prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, lo que dió inicio a la estrecha colaboración del papa de entonces con su futuro sucesor.

En el año 1983 se promulgó el nuevo “Código de Derecho Canónigo” y también hubo otra peregrinación a Polonia (en el difícil momento de la vigencia de la ley marcial). Era también el encuentro con quien lo había intentado asesinar: el 27 de diciembre el papa fue a visitar a Ali Ağcę en la cárcel romana. También era un año especial para la Iglesia entera. El Papa anunció pues el año jubilar con la ocasión del 1050 aniversario de la Redención. El jubileo se celebró desde el 25 de marzo de 1983 hasta el 22 de abril de 1984. Al finalizar los acontecimientos se celebró en Roma el primer encuentro de los jóvenes que se puede considerar el inicio de la Jornada Mundial de la Juventud – otra de las iniciativas importantes del papa polaco. La JMJ es un encuentro de los jóvenes que cada año se reúnen en sus diócesis, y cada 2-3 años se encuentran junto con el papa en un lugar escogido del mundo.

En el año 1985 el papa publicó la cuarta encíclica “Los Apóstoles de los Eslavos” (Slavorum Apostoli) sobre la actividad de evangelización de los ss. Cirilo y Metodio. En el otoño de este año se celebró el Sínodo Extraordinario de los Obispos conmemorando el aniversario de los 20 años de la conclusión del Concilio Vaticano II.

El año 1986 era el año de la publicación de otra encíclica – esta vez sobre el Espíritu Santo (Dominum et Vivificantem). El 13 de abril de este año tuvo lugar la histórica visita en la sinagoga de Roma – por primera vez el obispo de Roma visitó la comunidad judía en su lugar de culto. El 27 de octubre de la iniciativa del papa, en el marco de la celebración de la Jornada Mundial de Oración por la Paz, en Asís tuvo lugar el encuentro de oración de representantes de diferentes confesiones y religiones. La iniciativa se inscribió de forma permanente en la agenda del papa, llegando a ser también una inspiración a los acontecimientos locales.

El año 1987 era el año de las dos encíclicas “La Madre del Redentor” (Redemptoris Mater) y la encíclica social Sollicitudo rei socialis. En abril, en Buenos Aires, por primera vez fuera de Roma se celebró la Jornada Mundial de la Juventud, y en junio del mismo año Juan Pablo II por tercera vez visitó su patria.

El año 1989 era la siguiente Jornada Mundial de la Juventud – esta vez en Santiago de Compostela, en España.

En el año 1990 fue publicada la octava encíclica – sobre la actividad misionera de la Iglesia Redemptoris missio.

En el 1991, con la ocasión del centenario de la publicación de la primera encíclica social Rerum Novarum de Leo XIII, Juan Pablo II proclamó la encíclica Centesimus annus. En junio del mismo año el papa por la cuarta vez peregrina a Polonia – ya entonces un país independiente. Esta visita tiene su continuación en agosto del mismo año, cuando el papa viene para la siguiente Jornada Mundial de la Juventud.

En el 1992 Juan Pablo II firmó el nuevo “Catecismo de la Iglesia Católica”. El mismo año el papa fue sometido a una grave operación del la extripación de parte del intestino grueso que contenía el tumor.

El año 1993 era el año de la publicación de la décima encíclica “Esplendor de la verdad” (Veritatis splendor), dedicada a las cuestiones de la universalidad de las normas morales. También tuvo lugar la Jornada Mundial de la Juventud – esta vez en Denver, en los Estados Unidos.

En el 1995 la Jornada Mundial de la Juventud tenían lugar en Manila, Filipinas, reuniendo hasta casi cinco millones de participantes. En el mismo año el papa Juan Pablo II firmó también dos encíclicas – sobre el valor y carácter inviolable de la vida humana (Evangelium vitae) y también la actividad ecuménica de la Iglesia (Ut unum sint). En mayo el papa brevemente visitó su patria con la ocasión de su peregrinación a la República Checa.

El año 1995 era el 50. aniversario de la ordenación sacerdotal de Juan Pablo II. Con esta ocasión se publicó su libro muy personal “Don y misterio” donde describió la historia de su vocación.

En 1997 Paris acogió a los participantes en la Jornada Mundial de la Juventud. Era también el año de la VI peregrinación de Juan Pablo II a Polonia.

En el año 1998 se publicó la decimotercera encíclica de Juan Pablo II “La Fe y la razón” (Fides et ratio), sobre la relación entre la fe y la cognición científica.

En el 1999 el Papa por vez séptima peregrinó a Polonia. Visitó entonces hasta 21 ciudades y por la última vez estaba en su Wadowice natal.

El año 2000 era el segundo año santo proclamado por Juan Pablo II, esta vez con la ocasión del paso de la Iglesia al tercer milenio. El Jubileo tuvo lugar del 24 de diciembre de 1999 hasta el 6 de enero de 2001. Una parte de las celebraciones era la peregrinación del papa a Tierra Santa a los lugares relacionados con la historia de la salvación. En el año 2000 se celebró también la siguiente Jornada Mundial de la Juventud – esta vez en Roma.

En el año 2002 Juan Pablo II viajó a participar en su última Jornada Mundial de la Juventiud – en Toronto, Canadá. Hubo también su último viaje del Santo Padre a su patria. El momento clave era la consagración de la Basílica de la Divina Misericordia en Cracovia – Łagiewniki.

En el año 2003 se publicó “Tríptico romano” – la única obra poética que salió de la pluma del pontífice polaco. El mismo año salió también la última, décimocuarta encíclica de Juan Pablo II: sobre la Eucaristía en la vida de la Iglesia (Ecclesia de Eucharistia).

En agosto del año 2004 Juan Pablo II hizo su último, 104. viaje al extranjero – a Lourdes en Francia.

El estado de salud de Juan Pablo II ha ido paulatinamente empeorando a mediados de enero y febrero de 2005. Las sucesivas intervenciones médicas no trajeros resultados esperados. A través de los medios todo el mundo pudo participar en la última de las catequesis del papa sobre el sufrimiento y la muerte. Fueron muy conmovedoras las celebraciones del Triduo Pascuál en las que Juan Pablo II no pudo participar en persona nada más unirse espiritualmente con los fieles en su capilla privada. El miércoles de la resurrección el 20 de marzo el Papa por vez última apareció a los fieles reunidos a la hora de la audiencia general en la plaza de san Pedro. Sin embargo no era capaz de pronunciar ni siquiera las palabras de la bendición. Los fieles llegaron a reunirse y hacer vela en la plaza de san Padro para acompañar al Papa moribundo. Los presentes con el papa transmiten unas de sus últimas palabras dirigidas a los reunidos en la plaza: “Los buscaba, ahora vosotros vinisteis a buscarme. Gracias por ello.”

El papa Juan Pablo II partió a la casa del Padre el sábado 2 de abril de 2005. Entonces acabó su pontificado, que duró 26 años, 5 meses y 17 días. Era el tercer pontificado más largo en la historia de la Iglesia.

El Papa murió en la vigilia de la Solemnidad de la Divina Misericordia la cual estableció en base de las revelaciones de santa Faustina Kowalska.

Durante ya el mismo funeral de Juan Pablo II que tuvo lugar en la plaza de san Pedro el 8 de abril los fieles gritaron y llevaron los carteles con la inscripción en italiano „santo subito!” (¡santo ya!). Respondiendo a estas expresiones de voluntad de los fieles el sucesor de Juan Pablo II, el papa Benedicto XVI, dipensó del plazo requerido de tiempo para comenzar el proceso de beatificación – según el derecho canónigo dicho proceso no puede comenzar antes de haber pasado cinco años de la muerte del candidato a los altares.

Después del inmediato inicio del proceso requerido por la ley y la aprobación del milagro necesario el 1 de mayo de 2011 Juan Pablo II fue proclamado beato. La ceremonia tuvo lugar en Roma en la plaza de san Pedro y fue presidida por el papa Benedicto XVI. Como fecha de conmemoración litúrgica se eligió el día 22 de octubre, o sea el aniversario de la inauguración del pontifiacado.

Finalmente el 27 de abril de 2014 el papa Francisco, en presencia del papa emérito Benedicto XVI proclamó a Juan Pablo II el santo de la Iglesia católica. Junto con el papa polaco fue canonizado entonces el papa Juan XXIII.